Ocho maneras de aumentar la pérdida de peso | Aptitud | 2018

Ocho maneras de aumentar la pérdida de peso

Masterfile

Cuando cambiamos nuestra dieta, reducimos nuestras calorías y comenzamos un plan de ejercicio físico, generalmente alteramos nuestro gasto energético al consumir menos calorías de las que quemamos. Al principio, este desequilibrio ayuda a la pérdida de grasa porque hace que el cuerpo recurra a las reservas de grasa como combustible. Nuestro cuerpo prefiere el equilibrio, por lo que se ajusta gradualmente a nuestros cambios al quemar menos calorías para proteger sus reservas de grasa. Esto es generalmente cuando dejamos de ver los mismos resultados, y alcanzamos una meseta de pérdida de peso.

Puede ocurrir una meseta de pérdida de peso porque:

  • Su cuerpo simplemente necesita un período de "descanso" para adaptarse a la reducción de calorías.
  • Su ingesta calórica actual puede estar en equilibrio con su gasto de calorías.
  • Ha reducido demasiado su consumo de calorías. El exceso de reducción de calorías hace que tu cuerpo responda al ralentizar tu metabolismo para conservar calorías. También corre el riesgo de perder músculo con una excesiva restricción calórica.
  • Durante la pérdida de peso, el cuerpo genera agua como parte normal del metabolismo de las grasas. Este proceso puede llevar a un aumento de peso relacionado con el agua.
  • Un desequilibrio hormonal interfiere con la capacidad de tu cuerpo para quemar grasas.
  • Para las mujeres, las fluctuaciones de algunas libras también pueden estar relacionadas con su ciclo menstrual o retención de líquidos.

¿Qué puedes hacer para superar una meseta?

Los dos pasos más importantes para que tu pérdida de peso vuelva a cambiar están alterando tus hábitos alimenticios y cambiando tu programa de ejercicios para desafiar tu cuerpo y agitar las cosas. También debe evaluar honestamente su estilo de vida y los síntomas negativos que pueda experimentar para determinar por qué ha llegado a un estancamiento.

Aquí hay algunas ideas para ayudarlo a pasar de un puesto de pérdida de peso:

1. Tome tirosina para aumentar su dopamina: La tirosina es un aminoácido, un componente esencial de la dopamina y las hormonas tiroideas en el cuerpo, y un suplemento disponible en la mayoría de las tiendas de alimentos saludables. Se necesitan cuatro semanas para alcanzar su plena efectividad; Algunas veces comenzar esto al comienzo de un programa de pérdida de peso es una buena idea ya que los estudios muestran que los niveles de dopamina disminuyen después de algunas semanas. Como sustancia química cerebral, la dopamina influye en el placer, el estado de alerta, el aprendizaje, la creatividad, la atención y la concentración, y naturalmente suprime el apetito y ayuda a perder peso. El problema es que, al perder peso, la dopamina (su amigo de pérdida de grasa) tiende a darse un chapuzón. Es solo una de las formas en que su cuerpo trabaja en su contra al intentar mantener el status quo. Pero puede despertar su metabolismo complementando con 1,000 mg de tirosina cada mañana con el estómago vacío. Debido a que la tirosina aumenta la producción de dopamina y hormona tiroidea, podría darle el impulso que necesita para superar su estancamiento.

2. Mezcle su entrenamiento:

Intensifique su metabolismo (y su gasto de calorías) aumentando su nivel de actividad. Este simple paso puede "reiniciar" tu metabolismo y reiniciar tu pérdida de peso. Por ejemplo, si normalmente hace ejercicio durante 20 minutos cada día, intente de 25 a 30 minutos diarios. Si ya está haciendo ejercicio durante un período de tiempo suficiente, aumente la intensidad. Haga 15-20 minutos de entrenamiento de intervalo en lugar de 30 minutos a un ritmo más lento. Variar su rutina de entrenamiento también puede ayudar. 3. Intente hacer ejercicio cardiovascular a primera hora de la mañana con el estómago vacío:

Si puede controlarlo, intente realizar un entrenamiento cardiovascular de 30 minutos (¡ya no!) A primera hora de la mañana antes del desayuno. ¿Por qué? En algunos casos, esta técnica puede ser el truco que su cuerpo necesita para poner en marcha su metabolismo.
4. Bombear algo de hierro:

Recuerde, el músculo es tejido metabólicamente activo. La masa muscular determina nuestra tasa metabólica basal (es decir, la cantidad de calorías que quemamos diariamente en reposo). Mientras más músculo tengamos, mayor será la cantidad de grasa que potencialmente podremos quemar, incluso mientras estamos sentados o durmiendo. Si su pérdida de grasa continúa estancada, aumente la intensidad de su rutina de entrenamiento de fuerza aumentando la cantidad de peso que levanta. Un entrenador personal puede ser una excelente inversión en este momento, incluso para unas pocas sesiones para volver a ponerlo en marcha. 5. Asegúrese de descansar y recuperarse:

La recuperación es una parte esencial de su programa de ejercicios. El descanso adecuado permite que sus fibras musculares crezcan y previene la elevación del cortisol y otras hormonas del estrés que pueden ocurrir cuando sobreentrenan. Haga un seguimiento de su ritmo cardíaco en reposo inmediatamente después de que se despierte durante aproximadamente una semana o dos. Un aumento de una semana a otra podría ser un signo de sobreentrenamiento. Recuerde, el exceso de cortisol destruye el tejido muscular que tanto le costó ganar, lo que finalmente hará que su metabolismo disminuya.
6. Mantenga un diario de alimentos:

Si siente que su nutrición no está bien orientada, pero no puede determinar dónde va mal, intente llevar un diario de alimentos. Puede comenzar a reconocer saboteadores dietéticos, lo que puede ayudarlo a retomar el rumbo. Haga que un nutricionista profesional o un médico naturópata evalúen su dieta si es necesario. 7. Asegúrese de que sus expectativas de pérdida de peso sean realistas:

La pérdida de peso segura es de una a dos libras de grasa por semana. Durante las primeras semanas de un programa de pérdida de peso, puede perder más que eso, aunque la mayor parte es agua. Después de perder este peso inicial, las personas tienden a perder un promedio de una libra por semana, lo que todavía se considera un buen progreso (incluso unas pocas libras al mes es bueno).
8. Beba mucha agua:

A medida que las células grasas comienzan a reducirse, liberan toxinas que nuestro hígado, riñones y tubo digestivo deben eliminar de nuestro sistema. Si no tomamos suficiente agua para apoyar estos procesos, las toxinas pueden interactuar con nuestras hormonas y causar un mayor almacenamiento de grasa o la incapacidad de quemar grasa. El agua también puede ayudarnos a sentirnos llenos y regular nuestro apetito, ya que muchos de nosotros confundimos sed de hambre. Para calcular cuánta agua necesita, multiplique su peso corporal por 0.55. Divida el resultado por ocho para determinar el número de tazas que necesita beber cada día. Natasha Turner, ND es una doctora en medicina naturista y autora de los libros más vendidos

The Hormone Diet y su último lanzamiento, La dieta de la hormona sobrealimentada , ahora disponible en todo Canadá. También es la fundadora de la Clear Medicine Wellness Boutique , con sede en Toronto.

Escribir Su Comentario