Walk fit: seis soluciones simples para las molestias de caminar | Aptitud | 2018

Walk fit: seis soluciones simples para las molestias de caminar

Getty Images

Como Entrenador de caminatas, paso la mayor parte de mi tiempo ayudando a los caminantes a mantenerse motivados y encaminados durante los largos meses de entrenamiento requeridos para las medias maratones y maratones. Con los años, he descubierto que son pequeñas molestias las que presentan los mayores obstáculos de entrenamiento para muchos caminantes. Aquí hay seis molestias molestas para caminar, molestas pero que no son serias, que pueden demorarlo y resolverlas.

1. Dedos hinchados: Muchos de los caminantes experimentan el síndrome del dedo gordo: una hinchazón de sus dedos cuando los fluidos se acumulan en sus manos cuando la circulación aumenta al caminar. Para desinflarlos, pruebe uno de estos trucos a intervalos de 15 minutos mientras camina: haga un puño, luego abra los dedos unas 10 veces; camina con las manos sobre la cabeza durante 30 segundos; o haz diez círculos grandes de brazos que te alcancen los brazos por encima cada vez.

2. Puntos de sutura y calambres: Beber demasiado líquido antes o durante una caminata puede causar una puntada en el costado (sorber en lugar de tragar mientras bebe). La respiración superficial también puede ser un culpable; concéntrese en las respiraciones rítmicas: pruebe una gran exhalación en cada cuarto paso (las inhalaciones se ocuparán de sí mismas). Cuando tenga un punto en las costillas, aplique presión firme con los dedos para tratar de soltarlo, o deténgase e inclínese fuera de la puntada para estirarlo. Se encuentran los calambres (en las piernas o en cualquier otro lugar) parte debido a la falta de ritmo, dicen los investigadores de la Universidad de Ciudad del Cabo. Su estudio demostró que los calambres se desarrollan cuando las personas comienzan demasiado rápido (y no como resultado de la pérdida de agua y sal debido a la sudoración, como se piensa comúnmente) y que pueden aliviarse rápidamente con estiramientos.

3. Hombros tensos: Si tus hombros se levantan un poco mientras caminas, al día siguiente se van a doler. Asegúrese de que sus brazos se balanceen libremente desde el hombro como péndulos; no golpee los puños hacia adelante. Visualice un ladrillo pesado que sienta cada hombro y lo obligue a permanecer hacia abajo y lejos de su oreja.

4. Espinillas doloridas: Tus músculos de la espinilla pueden cansarse rápidamente cuando retomas el ritmo o caminas largas distancias. Para evitar esto, intente una de estas estrategias: Use zapatos súper ligeros para caminar o correr alejados de los tenis más pesados ​​y las zapatillas de deporte cruzadas; comience cada entrenamiento lentamente, y gradualmente aumente su ritmo; no levantes los dedos demasiado alto al pisar; e incluye un estiramiento de la espinilla en tu calentamiento, enfriamiento y a intervalos a lo largo de tu ruta.

5. Frotamiento: Una erupción por sudor debajo de los brazos o entre la parte superior de los muslos es sorprendentemente común. Reduzca al mínimo las rozaduras eligiendo ropa ajustada y suelta (pueden agruparse entre las piernas y debajo de los brazos) y evitando las costuras ásperas que pueden irritar la piel con el tiempo. Use vaselina en áreas problemáticas o, mejor aún, un producto como BodyGlide, que no es pegajoso, no mancha y se pone como desodorante.

6. Ampollas: Las ampollas apenas amenazan la vida, pero pueden ser dolorosas. Evite el algodón y los calcetines con costura, y asegúrese de que sus zapatos quepan perfectamente. Muchos caminantes suben de la mitad a la talla de un zapato completo para evitar los dedos ampollados y dolorosos. Si tiene una ampolla, protéjala de una mayor fricción con un vendaje. Si es doloroso, esterilice una aguja y su piel, haga estallar para drenar el líquido y luego cúbralo con un vendaje.

Barb Gormley es un entrenador personal certificado y un escritor independiente de salud y ejercicio. Puede contactarla en su sitio web personal .

Escribir Su Comentario